Cargando…

Garaje Las Delicias

Málaga. Este conjunto arquitectónico lleva funcionando desde mediados del siglo XX como aparcamiento, si bien una de sus alas se conservan elementos correspondientes a un antiguo baño construido en 1842.

⇠ anterior Bienes patrimoniales Cómo citar

Garaje Las Delicias. (Proyecto Patrimonio Herido. Dir: Nuria Rodríguez Ortega. iArtHis_LAB Research Group). Disponible en https://patrimonioherido.iarthislab.eu/bienes-patrimoniales/registros/provincia-de-malaga/banos-de-las-delicias/ [26 de junio de 2022 07:14]

Antonio Jesús Santana Guzmán. Universidad de Málaga.

APA
Santana Guzmán, A. (26 de junio de 2022). Garaje Las Delicias. Patrimonio Herido. https://patrimonioherido.iarthislab.eu/bienes-patrimoniales/registros/provincia-de-malaga/banos-de-las-delicias/
MLA
Santana Guzmán, Antonio Jesús. "Garaje Las Delicias". Patrimonio Herido, iArtHis_LAB Research Group, 26 de junio de 2022, https://patrimonioherido.iarthislab.eu/bienes-patrimoniales/registros/provincia-de-malaga/banos-de-las-delicias/
Harvard
Santana Guzmán, A. (2022) 'Garaje Las Delicias', Patrimonio Herido, 26 de junio de 2022. Disponible en: https://patrimonioherido.iarthislab.eu/bienes-patrimoniales/registros/provincia-de-malaga/banos-de-las-delicias/ (Acceso: 28 de mayo de 2021)
Turabian
Antonio Jesús Santana Guzmán, “Garaje Las Delicias”. Patrimonio Herido. 28 de mayo de 2021. https://patrimonioherido.iarthislab.eu/bienes-patrimoniales/registros/provincia-de-malaga/banos-de-las-delicias/

El solar fue una segregación de los antiguos terrenos pertenecientes a la orden de los franciscanos, concretamente al Convento de San Luis el Real, correspondiendo probablemente con la zona de huertas y del cementerio claustral. En el siglo XIX se realizaron en él unos baños, de los cuales aún se conservan destacados elementos. Pero a partir de la siguiente centuria el espacio fue adquiriendo diversas funciones de uso lúdico, hasta que finalmente se utilizó exclusivamente como aparcamiento.

Ubicación geográfica
Calle Marqués de Valdecañas, La Goleta, Centro, Málaga, Málaga-Costa del Sol, Málaga, Andalucía, 29008, España
Otras denominaciones
Baños de Las Delicias
Agentes
Trigueros, José [Arquitecto]
De Álvarez, Antonio María [Promotor]
Fecha inicial
1842
Fecha final
ca. 1960
Uso primario
Balneario
Parking.
Situación legal

Se incluye en el Catálogo de Edificios Protegidos del PEPRI Centro del PGOU de Málaga, con grado de protección Arquitectónica I, que afecta a la bóveda, la fuente y la portada.

Valores patrimoniales

Se parte de un terreno donde se establecieron los franciscanos, quienes edificaron su convento e iglesia en el siglo XVII. Este terreno se usaría como huerta/jardín y posiblemente también como cementerio.
Con las desamortizaciones de Mendizábal en el siglo XIX el terreno sale a subasta pero se queda sin adjudicación, hasta que, Antonio María de Álvarez, pariente del gobernador civil de la ciudad, lo compra, construyendo así los baños en 1842, que caen en desuso a principios del siglo XX. En 1947 se convierte en aparcamiento, acogiendo también otras funciones: sala de cine al aire libre, plaza de toros, combates de boxeo, concesionario Volkswagen (brevemente), etc.
De los baños públicos apenas se conserva una fuente que presidía el hall principal, pero a nivel de valores inmateriales, es un interesante vestigio testimonial de una época en la que la higiene personal no era algo frecuente, además de su difícil acceso que hacía necesario disponer de este tipo de establecimientos públicos. Los Baños de las Delicias constituyen el único legado medianamente conservado de esa tipología, teniendo la particularidad de haber sido concebidos como espacio lujoso y elitista. Otro suceso de singularidad histórica a destacar es la visita de la reina Isabel II en la década de 1860.
La gran nave abovedada de hormigón supone un testimonio valioso de la expansión del uso de nuevos materiales y técnicas constructivas a lo largo del siglo XX con carácter industrial. Sus peculiares características suponen que en su día (según testimonio del propietario, en la década de 1960) fuese un edificio de gran modernidad y muy funcional, que sin embargo se ha quedado bastante obsoleto. Este hecho ha provocado que el resto de los ejemplos de esas características se hayan perdido en favor de edificios más funcionales, por lo que este ejemplo es de los pocos que quedan con estas características. Su peculiaridad reside en su técnica constructiva: una serie de arcos de hormigón atirantados con barras de acero y con los paños entre arcos rellenos de ladrillos. Esta estaba patentada por una empresa barcelonesa que vendía el proyecto a contratistas interesados.

Descripción técnica

Tenemos un terreno irregular, el cual podríamos subdividir en dos partes, la parte nueva y la parte antigua. La parte antigua se compone del antiguo recibidor de los baños, y sus dos alas laterales y también incluimos aquí la fachada de la misma. La fachada realizada en ladrillo con una portada simple que se resuelve con dos pilastras adosadas sustentando el dintel que se asemeja a un entablamento. En la parte superior a esta tenemos un hueco rectangular que pone “garaje las delicias”, la composición se corona con un frontón triangular curvilíneo. Este muro en la segunda mitad del siglo XX tuvo unas ventanas en la zona derecha, que posteriormente se tapiaron.
En el interior nos encontramos con el anterior nombrado recibidor, compuesto por una fuente rodeada de columnas de corte clásico. Lo curioso es el plato de la fuente en sí, pues es un tornavoz, en el centro de este se aprecia un querubín, podría haber pertenecido al convento de San Luis el Real y haberse empleado para la obra tras su desamortización. Este recibidor, a su vez, se divide en dos alas, divididas por arcadas con doble columna, donde se encontraban antiguamente los baños en sí: una hilera de estancias con bañeras. Toda la estructura de los baños estaba al aire libre, carecía de techado; en la actualidad se encuentra cubierto.
La parte más moderna tiene unas estructuras que datan de entre los años 40 y 60, tenemos tres estructuras independientes, de las cuales dos de ellas se componen de pequeños habitáculos separados entre sí con unas puertas que tuvieron en origen, hoy en día estas han desaparecido. La tercera se trata del pabellón abovedado, data de 1960 aproximadamente, siendo realizado por una empresa barcelonesa que poseía la patente de una estructura que permitía construir un gran espacio diáfano sin columnas, algo muy novedoso en aquella época. La realización de la misma corrió a cargo de una empresa proveniente de Tánger: una bóveda que se sustenta gracias a arcos de acero prefabricado y tensores, ejerciendo presión y evitando así que la estructura quiebre. Se trata de una estructura independiente, próximos a ella se encuentran los contrafuertes del auditorio de María Cristina, revestidos de mampostería y azulejos. La planta baja de esta estructura, por el contrario, sí tiene pilares en diferentes puntos para sustentar la planta superior que es la que posee la bóveda.

Factores de riesgo

En términos generales el estado en el que se encuentra el edificio es, cuanto menos, decadente. Comenzando por la fachada, esta se encuentra recorrida en todo su ancho por numerosos graffitis fruto del vandalismo, incluida la puerta. La suciedad y la falta de cuidados se hacen evidentes. Se aprecian desconchones de la pintura, desgaste en los escalones de entrada; incluso se puede observar como el suministro de electricidad pasa a través de un cable que atraviesa la parte superior de la portada.
Una vez dentro, en la zona de los baños en sí, nos encontramos con la estructura de la fuente. Posee una capa espesa de suciedad y contaminación, presente en las columnas pero especialmente en su base, la cual cuenta con algunas baldosas levantadas. Además, al plato de la fuente o tornavoz, le faltan numerosos fragmentos apreciables en sus grietas y vacíos. La protección del exterior en el vano que ocupa su parte superior la ejerce una techumbre de uralita que deja traspasar la luz. Son escasos metros los que la separan de los coches aparcados.
Las dos arcadas que dividen las alas de los baños se encuentran en un estado similar al de la fuente. El ‘pedestal’ que les sirve de apoyo ha sido pintado de azul; en este procedimiento el pigmento también alcanzó la basa de las columnas. En esta zona, como podemos ver en casi todo el conjunto en realidad, sigue apareciendo cableado, desconchones de la pintura y señas de humedad, contaminación y suciedad. El recubrimiento aquí también lo ejerce la uralita. En base al testimonio de Agustín Cabezas, propietario del emplazamiento, la parte superior de esos tejados habitualmente suele estar poblada de objetos que los vecinos arrojan desde sus ventanas; incluso provocando en alguna ocasión orificios por el que pasaron los objetos y que pudieron haber sido un peligro para la seguridad.
En la zona exterior lo más reseñable es el estado de abandono de las medianeras de los edificios colindantes. El propietario ha intentado construir dos niveles de aparcamientos encima de los existentes, tratando de solventar además el problema comentado; pero ha obtenido sólo negativas al respecto. Aparentemente, el alto grado de protección con el que cuenta el emplazamiento, limita mucho el campo de acción en cuanto a la propuesta de mejoras en él. La bóveda, al igual que las otras estructuras y aunque no lo pueda parecer en un principio, sigue contando con mantenimiento a día de hoy. Sólo fue hace unos meses que tuvieron que repintar algunos de sus nervios. Sus tensores se encuentran en obvio estado de oxidación. Actualmente cuenta con una malla metálica para proteger el interior de la cubierta, una de las pocas señas de que hay intención de salvaguardar las zonas protegidas en ese entorno.
En líneas generales el estado en el que se encuentra el emplazamiento y las zonas protegidas es de deterioro. De este modo, ni el nivel de protección permite al propietario realizar cambios efectivos ni las intenciones de externos hacen ceder al mismo. Esto lleva al emplazamiento a encontrarse apenas sin opciones, lo que pronostica que, al menos por el momento y dado su recorrido histórico, nada va a cambiar en su situación.

Propuestas de uso

Centro cultural multidisciplinar edificado sobre un aparcamiento subterráneo.

Primeros auxilios

Los primeros auxilios que se pueden llevar a cabo en este conjunto en primera instancia sería la elaboración de un plan de conservación preventiva (PCP) que recoja lo siguiente:
En principio un análisis completo del conjunto en cuanto componentes, materiales de construcción, ensamblaje. Un análisis del entorno y un análisis de los recursos, las instalaciones y su funcionamiento. A partir de ahí se elabora un análisis de riesgos y de las propuestas de las intervenciones más urgentes y posteriormente se procede al diseño de las medidas y se comienza con el protocolo de actuación. En este caso los bienes se sitúan en un conjunto de carácter público cuya función es principalmente un aparcamiento.
Lo ideal sería adecuarlo de modo que estas instalaciones sufrieran lo menos posible teniendo en cuenta que el entorno tiene que seguir continuando su función de parking. Como no se pueden llevar de forma inmediata algunas intervenciones, en primera instancia se deberían delimitar las áreas que puedan estar afectadas de sus agentes de deterioro. Uno de estos principales peligros son los vehículos tanto por la polución que desprenden como por el posible riesgo estructural a causa de golpes que pueden ejercer en objetos como el templete.
En la zona de la bóveda se ha contemplado adecuado establecer la máxima delimitación posible. Un modelo de conservación preventiva que no ocupa mucho espacio y por lo tanto no delimita la circulación de vehículos crucial en un parking es la implantación de cristaleras, de igual manera que se protege la muralla de Málaga en el parking del muelle uno. Estas cristaleras aislarían el templete de agentes de biodeterioro y agentes químicos como la polución de los coches, así como de posibles impactos. Las actuaciones que se habrían de llevar a cabo en la bóveda son de carácter directo, no tanto preventivo, pero sí se ha observado que la rejilla dispuesta bajo los tirantes se encontraba defectuosa por lo que sería bueno proceder a su sustitución. En caso de sustitución, entendemos favorable considerar otro tipo de material, pues el usado actualmente no aparenta ser un material que pueda detener fragmentos que se desprendan, incluso los más pequeños seguirán colándose por las rendijas. Sería conveniente la instalación de cámaras de seguridad para evitar ciertos tipos de vandalismo, especialmente en las fachadas y cubiertas, además de limitar la entrada de vehículos en los sitios más delicados.

Intervención propuesta

Como varios de las partes del conjunto han sufrido daños irreparables, la vía de intervención a través de la conservación indirecta resulta casi inservible en primera instancia, así que lo más sensato para este conjunto sería proponer una vía de intervención a través de la restauración de varios de sus elementos más importantes para seguir con un plan de actuación posterior que incida en la conservación. La línea de intervención se centraría principalmente en la restauración de la materia y sobre todo de los elementos más comprometidos estructuralmente para restaurar la unidad potencial del conjunto.
Naturalmente tiene que ser una acción que restaure pero que no falsee su pasado histórico y que sea reversible. Para comenzar tendríamos que atajar el problema con una actuación de limpieza de los agentes de deterioro que presentan muchos de los componentes sobre todo en los metales donde la corrosión es evidente, para ello los procedimientos más comunes de salvaguardia de este material son la neutralización química (electrolisis) y un posterior aislamiento, consolidación y aplicación de sustancias anticorrosivas.
Para el material pétreo afectado, las medidas que se pueden tomar en primera instancia son la limpieza, medidas de consolidación o relleno de lagunas y posteriormente el uso de superficies de sacrificio que protegen estos materiales del impacto de los factores de degradación. Los ladrillos presentes en la bóveda sería conveniente asegurarlos e impermeabilizarlos para impedir que el agua cree humedad en ellos y se deterioren más todavía. Y por último, para las superficies de madera afectada, si no se han realizado labores de conservación directa con algún tipo de resina o impermeabilización que la hagan más resistentes, siempre se pueden sustituir si compromete la estructura de un edificio; en este caso como se encuentra el daño localizado en la puerta de la fachada. En este caso lo único viable sería principalmente acciones de limpieza contra el vandalismo y medidas de conservación que no inciden violentamente en el material como medidas como la anterior citada: impermeabilización con resina y el control preventivo del control ambiental.

Imagen de propuestas futuras
Garaje Las Delicias, propuesta de intervenciones, 2021.
Garaje Las Delicias, propuesta de intervenciones, 2021.. GÓMEZ GÁLVEZ, B., Proyecto final de carrera: Las Delicias: Centro residencial geriátrico. Escuela Técnica Superior de Arquitectura de la Universidad de Málaga, 2015.
Garaje Las Delicias, propuesta de nuevo uso, 2021.
Garaje Las Delicias, propuesta de nuevo uso, 2021.. Alonso Fuertes, Fernández Calderón, Gámez Salado y Mateos Gallardo
Garaje Las Delicias, propuesta de nueva construcción, 2021.
Garaje Las Delicias, propuesta de nueva construcción, 2021.. Alonso Fuertes, Fernández Calderón, Gámez Salado y Mateos Gallardo
Imagen actual
Garaje Las Delicias, fachada a calle Marqués de Valdecañas, marzo de 2021.
Garaje Las Delicias, fachada a calle Marqués de Valdecañas, marzo de 2021.. Alonso Fuertes, Fernández Calderón, Gámez Salado y Mateos Gallardo
Garaje Las Delicias, cubiertas, marzo de 2021.
Garaje Las Delicias, cubiertas, marzo de 2021.. Alonso Fuertes, Fernández Calderón, Gámez Salado y Mateos Gallardo
Garaje Las Delicias, edificio con cubierta abovedada, marzo de 2021.
Garaje Las Delicias, edificio con cubierta abovedada, marzo de 2021.. Alonso Fuertes, Fernández Calderón, Gámez Salado y Mateos Gallardo
Garaje Las Delicias, vista a medianeras
Garaje Las Delicias, vista a medianeras. Alonso Fuertes, Fernández Calderón, Gámez Salado y Mateos Gallardo
Imagen histórica
La reina Isabel II visita los Baños, 1862.
La reina Isabel II visita los Baños, 1862.. GÓMEZ GÁLVEZ, B., Proyecto final de carrera: Las Delicias: Centro residencial geriátrico. Escuela Técnica Superior de Arquitectura de la Universidad de Málaga, 2015.
Antiguo Cine Las Delicias, 1930.
Antiguo Cine Las Delicias, 1930.. GÓMEZ GÁLVEZ, B., Proyecto final de carrera: Las Delicias: Centro residencial geriátrico. Escuela Técnica Superior de Arquitectura de la Universidad de Málaga, 2015.
Garaje Las Delicias, 1959.
Garaje Las Delicias, 1959.. Archivo Agustín Cabezas.
Referencias

Antiguos Baños de las Delicias y Sala María Cristina (2011/07/02). Salvemos Málaga. Disponible en: http://salvemos-malaga.blogspot.com/2011/07/antiguos-banos-de-las-delicias-y-sala.html
CAMACHO MARTÍNEZ, R. (1997), Guía histórico-artística de Málaga. Málaga: Editorial Arguval.
GÓMEZ GÁLVEZ, B. (2015), Proyecto final de carrera: Las Delicias: Centro residencial geriátrico. Málaga: Escuela Técnica Superior de Arquitectura de la Universidad de Málaga.
Málaga (2011/07). Marqués de Valdecañas. Catálogo de Edificios Protegidos del PEPRI Centro. Plan General de Ordenación Urbana. Disponible en: https://gmuoi.maps.arcgis.com/apps/webappviewer/index.html?id=81405b22fa9242e1af3cbe3194f19bd5
PÉREZ, M. (2017/02/08). Baños de las delicias. Historia del Arte Málaga. Disponible en: http://www.historiadelartemalaga.es/banos-de-las-delicias/
VÁZQUEZ, A. (2008/08/24). Los otros baños del verano. La Opinión de Málaga. Disponible en: https://www.laopiniondemalaga.es/malaga/2008/08/24/banos-verano-29081681.html
VÁZQUEZ, A. (2019/08/07). El balneario más antiguo está en el Centro. La Opinión de Málaga. Disponible en: https://www.laopiniondemalaga.es/malaga/2019/08/07/balneario-antiguo-centro-27744943.html

 
es_ES
en_US